«En cualquier momento, la situación revienta», dijo el titular de SITRAIC

«En cualquier momento, la situación revienta», dijo el titular de SITRAIC

El contexto socioeconómico actual afecta a muchos sectores sociales. Uno de ellos es el de los trabajadores de la construcción, quienes se vieron realmente perjudicados tras la eliminación de la obra pública.

Quien se refirió al tema fue Roberto Velázque, secretario general de SITRAIC en Patagones, en conversación con FM DE LA COSTA, aprovechando para realizar un análisis del complejo panorama que hay y que se avecina.

Ante el medio radial, indicó que «nunca pensamos que nos íbamos a quedar sin obra pública, esa era la realidad. De las obras privadas no podemos hablar mucho porque son pocos los que invierten, son chiquitas y como gremio, a uno le da no sé qué ir a molestar, por eso es que no lo hago, pero llegado el momento tendré que hacerlo y exigir a todos, así haya una pala y un poco de arena».

«Llevo tres décadas en esto, ya superamos lo que hizo Menem cuando privatizó todo, la pasamos. Los pibes no te entienden, la gente joven quería a Milei, y sé que muchos están arrepentidos. Esa es la pura realidad de lo que está pasando. Nación no te baja la plata para las obras, y la Provincia te dice que no te puede girar lo que le corresponde a Carmen de Patagones para que lleguen las obras», agregó.

«No podemos estar todos desocupados como estamos hoy. Tenemos compañeros que prácticamente están viviendo con una changuita que pueden agarrar. Este año salvó la cebolla, pero ya se está terminando», señaló.

En ese marco, sostuvo que «vengo reuniéndome con todos, y a todos les digo lo mismo: no me cansen, porque ya me estoy cansando. Me cansa ver a mi gente que necesita. Nosotros no nacimos para robar, nacimos para trabajar. Hoy, nos están incentivando a salir a robar, pero no somos esa clase de gente. Lo tienen que entender el intendente y todos los que están a la par».

Por último, concluyó señalando que «estamos en plan de lucha, y no sabemos que ésto en cualquier momento se revienta, y vamos a salir a la calle. No podemos seguir viviendo de esta manera. Nosotros somos muy tranquilos, y aguantamos hasta donde podemos. Yo no voy a esperar a que se nos muera un hijo porque tiene hambre y porque no sé de donde sacar la plata».

Compartir